Citas +57 (321) 643-3875 +57 (317) 403-1438
Calle 6 Sur #43A-200, Medellín (Antioquia) Como llegar/Directions

¿Puede existir la obsesión por la belleza?

· Uncategorized · No Comments

La baja autoestima, una identidad que no está clara, la comparación constante y los pensamientos negativos anclados a la mente de una persona, han generado hoy en día uno de los trastornos más comunes con respecto a la apariencia de las personas llamado: Dismorfofobia. Este trastorno clínico común, pero poco estudiado, hace que la persona que lo padece sienta y piense que tiene un defecto físico o crea que un pequeño defecto es algo mucho más grave, o incluso llegue a imaginarlo. La persona se preocupa tanto por ello, que termina afectándole a su vida diaria.

En Cyc Cirugía Estética, hemos decidido abordar este tema, ya que desde nuestro centro estético buscamos ofrecerle al paciente cambios y expectativas reales, asesorías honestas sobre las mejorías que éste se desee realizar y una perspectiva sincera sobre el defecto que la persona percibe y que probablemente no esté ahí. Es por esto, que antes de cualquier procedimiento quirúrgico, se realiza una valoración médica en donde se evalúan las transformaciones a llevarse a cabo y a su vez, el impacto que este puede tener en la vida. Para CyC Cirugía Estética, es importante brindarle al paciente una experiencia enriquecedora con su cuerpo y seguridad, con unas consecuencias que también enriquezcan su mente, alma y espíritu. No buscamos crear otra persona, buscamos afirmar su confianza en sí misma.

¿A quiénes afecta este trastorno dismórfico corporal?

Puede afectar a cualquier persona sin importar la edad. Sin embargo, tiende a ser más común en personas que son más influenciables. Normalmente, dichos mensajes son transmitidos por los medios de comunicación y tienden a ser de presión en los grupos sociales, sobre todo, en la juventud. También es importante resaltar  que esta tendencia no discrimina el género.

Quien sufre del trastorno dismórfico corporal suele sentir una intensa preocupación por cómo luce y los “defectos” que tiene su cuerpo. Esta obsesión puede ocupar entre tres y ocho horas al día y es muy complicado resistirse o controlarla ya que inconscientemente se vuelve una costumbre; por lo tanto, las personas desarrollan comportamientos que avalen la constante comprobación de sí mismos de forma persistente y excesiva. En efecto, presentan un malestar constante que regula su autoestima dificultando el desarrollo óptimo en distintas áreas de su vida.

Algunas causas psicológicas de este trastorno pueden ser:

  • Baja autoestima: puede ser origen y/o efecto de esta obsesión.
  • Familia: elevadas tasas de abandono, abusos en la infancia y el rechazo por alguna de sus características corporales.
  • Tendencias y Plataformas Sociales: la moda por un cuerpo perfecto puede ser un factor importante cuando no se percibe el propio cuerpo como un modelo que encaja en lo que se denomina: el cuerpo ideal.
  • Sociedad: el excesivo culto a la imagen ha llevado a vender la idea de ese cuerpo ideal que todos deben tener lo que puede significar una consecuencia para padecer este trastorno.

¿Cómo prevenir o ayudar a las personas?

Es importante transmitir pensamientos e ideas sanas acerca del aspecto físico y del perfeccionismo como forma de vida. Así mismo, es necesario controlar las críticas emitidas hacia el sujeto o la dinámica de las comparaciones entre hermanos o amigos y luchar contra el acoso escolar.

La familia juega un papel fundamental, los padres deben afirmar la identidad y seguridad de sus hijos o familiares desde pequeños sin comparaciones o criticas sobre su forma de ser y su aspecto físico.

El amor siempre es la clave para ayudar a las personas a recuperarse de este trastorno.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.